Antiinflamatorio y antioxidante

Por Jean-Francois Lesgardes

Los desequilibrios prolongados en nuestros hábitos alimentarios, estilo de vida (tabaquismo, falta de actividad física) y factores ambientales (estrés, contaminación) atacan nuestras células a través de varias reacciones bioquímicas llamadas oxidación. La oxidación de las células se puede comparar con la oxidación de los metales cuando se exponen al aire. La oxidación prolongada (denominada estrés oxidativo) se asocia a una inflamación crónica que puede provocar la aparición de distintas patologías que van desde simples trastornos como disminución de la calidad de la piel, gripes y resfriados, hasta enfermedades inflamatorias más graves como: enfermedades cardiovasculares, cáncer, enfermedades neurodegenerativas y otras, así como el envejecimiento.

Todos experimentamos oxidación en nuestro cuerpo, es inevitable, pero podemos combatirla, y una de las mejores maneras de combatirla es con el antioxidante natural más poderoso del cuerpo llamado glutatión (GSH), que está hecho de 3 aminoácidos, de los cuales el suero preparado en frío de la leche de vaca alimentada con pasto es particularmente rico.

Los antioxidantes que se encuentran en frutas y verduras y muchos suplementos en el mercado como las vitaminas (C, E, B), los polifenoles/flavonoides pueden ser beneficiosos en la lucha contra la oxidación y el envejecimiento PERO se consumen o "queman" durante la oxidación y no se regeneran.
Por otro lado, su cuerpo puede producir continuamente Glutatión, que es el principal antioxidante. Si le proporcionas a tu cuerpo la nutrición adecuada. Sin embargo, entre los aminoácidos necesarios para fabricar GSH, la cisteína es particularmente sensible al calor y, por lo tanto, a la cocción. Sin embargo, la mayoría de los alimentos que comemos y que constituyen nuestra ingesta de proteínas se cocinan, por lo que los aminoácidos se desnaturalizan parcialmente o incluso se degradan y ya no son utilizables de manera óptima por el cuerpo. Protélicious Whey, procesado en frío y muy rico en Cisteína, es óptimo para fabricar GSH, el antioxidante natural más potente para combatir la oxidación y reducir la inflamación.