No tener que pasar 1/5 de tu vida con mala salud

En una sociedad que ha erigido la juventud en el Santo Grial, se podría pensar que querer mantenerse joven es ante todo una cuestión de narcisismo. Sería olvidar que la juventud, más allá de consideraciones estéticas, está también y sobre todo correlacionada con una noción esencial: la salud. De hecho, cuanto más pasan los años, más envejecen nuestras células y más aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades físicas y mentales. En Francia, mientras que la esperanza de vida es una de las más largas de Europa (82,3 años frente a 80,4 años en el conjunto de la UE), la esperanza de vida con buena salud desciende a 64,5 años para las mujeres (63,4 años para los hombres). A la luz de estas cifras, querer frenar el envejecimiento, buscar rejuvenecer la edad de nuestros órganos y de nuestro cuerpo ya no parece tan superficial ni carente de sentido: "Cuanto más joven nuestra biología, mejor nuestra salud, más jóvenes nos sentimos , cuanto más vivas”, dice el Dr. Mark Hyman, experto en longevidad de Young Forever.